Tipo de cambio flexible


El sistema de tipo de cambio flexible o flotante se determina en el mercado de divisas, por la ley oferta y demanda, es un tipo de cambio libre. Utiliza una política de cambio expansiva provocando un tipo de interés más bajo y una reducción del tipo de cambio.
En un régimen cambiario de tipos flexibles, el Banco Central tiene la capacidad de aplicar una política monetaria autónoma: puede aumentar la demanda agregada mediante un recorte de los tipos de interés y puede reducirla mediante una subida de los tipos de interés. Bajo este sistema, el tipo de cambio puede fluctuar libremente respondiendo a las cambiantes condiciones económicas.